KAHINA, HISTORIAS DE MUJERES

KAHINA, OTRA LUCHADORA 

Hemos dicho siempre que estamos orgullosos de los itinerarios que ofrecemos, porqué, además de visitar lugares bonitos y populares (sí, para que os hagáis esas fotos tan chulas que le habéis visto a fulanita o sotanito, instagramers, y la queréis en el mismo lugar) lo que más nos interesa es en convertiros en narradores de historias, de vuestras propias historias. Terminar un viaje y explicar no sólo lo que has hecho, sinó cómo te has sentido, lo que has experimentado, cómo lo has vivido, a quién has conocido, qué te ha sorprendido, o si en algún momento te ha servido de reflexión.

Quien vuelve de viaje no es el mismo que el que se fue, y nosotros somos especialistas en ello. Por eso en nuestros viajes tenemos muy claros algunos principios. El primero de ellos es aproximar a nuestros viajeros a las culturas locales, y para ello es muy importante que haya una cierta inmersión o contacto cultural, ni que sea de unas horas. Otro de nuestros principios es el fomento de la economía local, y es el motivo por el que os llevamos a dormir a alojamientos típicos de la zona (ya sean riads, ya sean campamentos de haimas, ya sea dormir en casa de familias bereberes) y comer en restaurantes o puestos de comida local, porqué todos sabemos que la gastronomía es un punto muy importante para las culturas. Y que allá dónde fueres, haz lo que vieres.

Y el tercero de nuestros principios, y en un país musulmán, es fomentar todo lo que se pueda el trabajo de las mujeres, ya sea a través de las artesanías o de los guiajes en las ciudades (sí, nuestras guías en Fez y Marrakech son mujeres).

Una luchadora convertida en líder, por la libertad y por la resistencia

Hoy voy a hablaros de una mujer que no tejía alfombras ni pañuelos, ni hacía pulseras y brazaletes, o jabones y vestidos… Voy a hablaros de una mujer que fue una guerrera, y no sólo eso, fue la líder de la resistencia en el norte de África ante los árabes en la conquista del Islam. Sus enemigos la llamaron Kahina, que en árabe significa hechicera, vidente… pero también bruja. Su nombre real fue Dihia (gacela hermosa en tamazigh), fue una gran estratega que dirigió sus ejércitos con mano dura y no sucumbió a la dominación de los árabes. Por eso fue una gran figura de la resistencia y de la lucha por la libertad de su pueblo.

Fascinaba por su rebeldía, por su carácter transgresor y por su fuerza interna, y todo eso le confería un halo mágico. Llegó a reunir a todos los clanes de la Tamazhga: zenata, yarawa, rifeños, kabilos… incluso acudieron algunos touareg.

Frenó el avance de los árabes, que en su guerra santa de expansión del Islam, ya habían conquistado grandes imperios como el persa, mesopotámico, armenio… Ya estaban también en Egipto, y sólo quedaba esa ruta del norte de África hasta llegar a Hispania. Ella dirigió diferentes estrategias como la guerra de guerrillas, ya que jugaba a su favor que tenían las montañas, pero también se enfrentó a los ejércitos de sus adversarios a campo abierto, y en el que ella también luchó, o también las estrategias como la de tierra quemada cuando hicieron retroceder a los árabes, y confinarlos en Egipto.

Aún así, los árabes tenían a su favor la promesa de una fe y una religión sencilla y fácil de practicar, que ya había triunfado des del Mediterráneo hasta el centro de Asia. Los árabes siempre se reponían de sus derrotas, y el emir de Kairwan ya había prometido pactos. Entre los pueblos imazighen ya había que no se rendirían nunca ante el invasor, y derramarían hasta la última gota de sangre; pero había otros que ya les parecía bien el cambio de los tiempos y lo que había ofrecido el emir árabe, entre ellos sus propios hijos.

Hasta el final

Ella sabía lo que debía hacer hasta su final. Dicen que fue ella misma la que convenció a sus hijos que pactaran, porqué uno se convertirían en gobernador y el otro en el jefe de las milicias bereberes que después cruzarían el Estrecho de Gibraltar. Pero ella moriría en la batalla, como activista y líder de sus tropas fieles.

Pueblo bereber de hoy, diverso

Hoy en día los bereberes del Norte de África mantienen sus lenguas propias, sus vestimentas, sus costumbres, pero abrazan la religión del Islam. El 35-40% de los marroquís, son bereberes, y el 25-30€ de los argelinos.

Artículos relacionados

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *